Serpe, nueva incorporación a Humo Internacional, presenta su debut

Sería muy fácil no concederle a Serpe el crédito y la atención que merece. Quizá porque, para empezar, la experimentación desde la que este artista debutante ha elegido lanzarse al ruedo es un género poco agradecido (y muy dado al elitismo en su propio nicho), a pesar de que en este caso llegue dotado de una accesibilidad, suavidad y sencillez inesperadas. Posiblemente tampoco juegue a favor de este disco, en cuya escucha puede palparse la pasión vertida, la densidad conceptual que emerge a borbotones entre las grietas de un trabajo tan sinceramente desnudo en todas sus facetas.

El caso es que “Abrazar el vacío” es un disco excepcional. Su sonido exquisito, su orgánico preciosismo, acompañan como un paseo por el bosque, como tierra húmeda. Construido en torno a la idea de un pozo, cuyas paredes se empiezan a desmoronar (con sonidos de rocas de verdad cayendo, no hay en todo el disco ni un solo sonido que no haya sido hecho por él), el álbum narra una trayectoria que culmina con el colapso de la estructura y, a su vez, la apertura de un nuevo horizonte.

El gallego-madrileño Martín Nieto, alias Serpe, empezó a componer este disco con 18 años y, tras dos años trabajando en él, ahora, ha decidido que sea su carta de presentación en el ámbito de la música. Quién sabe cómo un chaval de 20 años acaba haciendo un disco que parece beber de Nurse With Wound, Raime o Puce Mary. Con un debut como este solo cabe preguntarse qué estará por venir.

“Abrazar el vacío” está ya disponible en todas las plataformas y en una edición limitada en casete, disponible en la tienda online de Humo. Serpe estará presentando el disco el próximo 20 de junio en Madrid, en una localización secreta, como tiene que ser.